La importancia de nuestra marcha

Como bien sabemos la marcha es básica para el desplazamiento del cuerpo de un punto a otro. Para llevar a cabo este desplazamiento se ven muchos músculos involucrados en la realización de la marcha. Una alteración de la misma puede provocar lesiones músculo-esquelética y hasta neurologías debido a que puede provocar compresiones de los nervios por malas postura.

Fases de marcha

Hay muchos músculos de los miembros inferiores involucrados en la marcha para analizarlo mejor los dividiremos en los músculos de la parte delantera de la pierna en los cuales participa: vasto interno y vasto externo, y recto interno del muslo -recto anterior o recto femoral-crural, vasto intermedio o vasto medio- forman el cuádriceps crural y los músculos de la parte posterior de la pierna: gemelos interno y externo, recto interno, sartorio, semitendinoso, semimembranoso, bíceps crural, popliteo y plantar delgado. Dorsi-flexión del pie participan el tibial anterior, extensor largo del primer dedo del pie, extensor largo de los dedos, peroneo anterior. Flexión plantar del pie tibial posterior, flexor largo de los dedos, flexor largo del dedo gordo, gemelos de la pierna, peroneo lateral largo y lateral corto.Estos son los músculos que levan el talón levantando el miembro interior y todo el cuerpo. Junto con el soleo son los músculos esenciales de la marcha. El glúteo mayor y mediano ayudan en la elevación  de la pelvis sobre el fémur, acción primordial durante la marcha bípeda. Los músculos flexores de las caderas ilíaco y psoas mayor.

Las articulaciones más implicadas en la marcha son la rodilla, el tobillo y la cadera. Siendo la articulación de la rodilla, la mas implicada en el movimiento de extensión y flexión que ayudan elevación del peso de nuestro cuerpo a cada paso.

Al realizar una marcha es conveniente caminar mediante pasos cortos, ya que cuanto más largo sea el paso, el brazo de palanca que hacemos sobre la rodilla es mayor y la fuerza necesaria para movernos también lo será, por lo que la tensión sobre la rodilla crecerá y por tanto aumentará la fatiga y el riesgo de lesión.Para evitar el cansancio de pies y piernas y aumentar la adherencia al suelo y el equilibrio, tanto en subida como en bajada hay que procurar apoyar toda la planta del pie sobre el suelo, para conseguirlo hay que cuidar la flexibilidad del tobillo.

Biomecánica de la marcha

Se divide en distintas  fases: fase de apoyo, fase de oscilación

La fase de apoyo comienza cuando el talón contacta con el suelo y termina con el despegue de los dedos.

Esta fase de apoyo influye de la siguiente manera en las distintas partes del cuerpo:

1. Columna vertebral y pelvis: en esta fase la pelvis realiza una rotación hacia el mismo lado donde se realiza el apoyo, provocando que la columna vertebral hacia el lado contrario.

2. Cadera: Los movimientos que se producen son la reducción de la rotación externa, después de una inclinación interna, impide la aducción del muslo y descenso de la pelvis hacia el lado contrario. Los músculos que actúan durante la primera parte de la fase de apoyo son los tres glúteos que se contraen con intensidad moderada, pero en la parte media disminuyen las contracciones del glúteo mayor y del medio. En la última parte de esta fase se contraen los abductores.

3. Rodilla: Los movimientos que se producen son ligera flexión durante el contacto del talón, que continúa hacia la fase media, seguida por la extensión hasta que el talón despega cuando se flexiona la rodilla para comenzar con el impulso. Los músculos que intervienen son los extensores del cuádriceps que se contraen de forma moderada en la primera parte de la fase de apoyo, siguiendo una relajación gradual. La participación de los isquitibilaes se observa al final de la ejecución de la fase de apoyo.

4. Tobillo y pie: Los movimientos producidos en este fase son la ligera flexión plantar seguida de una ligera flexión dorsal. Por ello los músculos que actúan son el tibial anterior en la primera fase de apoyo, y el extensor largo de los dedos y del dedo gordo que alcanzan su contracción máxima cerca del momento de la transición de la fase de impulso y apoyo. Sin embargo, la fuerza relativa de estos músculos está influenciada por la forma de caminar cada sujeto.

La Fase de oscilación inicia con el despegue de los dedos y termina con el choque del talón. En ella intervienen las siguientes partes del cuerpo:

1. Columna y pelvis: Los movimientos que se producen son la rotación de la pelvis en sentido contrario a la pierna que se apoya y a la columna, con ligera rotación lateral de la pelvis hacia la pierna que no se ha apoyado. La rotación de la pelvis alarga el paso y disminuye la desviación lateral del centro de gravedad del cuerpo. Entre los músculos destacan los semi-espinales, oblicuo externo abdominal que se contraen hacia el mismo lado de la rotación de la pelvis. En cambio, los músculos elevador de la columna y oblicuo abdominal interno se contraen hacia el lado contrario. Mientras, el psoas y el cuadrado lumbar ayudan a mantener la pelvis hacia el lado de la extremidad impulsada.

2. Cadera: Los movimientos son de flexión, rotación externa (por la rotación de la pelvis), abducción al comienzo y al final de la fase. Para ello los músculos actuantes son el sartorio, tensor de la fascia lata, pectíneo, psoas ilíaco, recto femoral y la cabeza corta del bíceps femoral, que se contraen precoz mente enla primera fase del impulso, cada uno con su propio patrón. El sartorio y la cabeza corta del bíceps, por ejemplo, cuando los dedos pierden el contacto con la superficie y el tensor, tanto en esta fase como en la parte media del impulso. La contracción de los isquiotibiales con una intensidad moderada durante la extensión de la rodilla, como parte de la oscilación y los glúteos mayor y medio, se contraen ligeramente al final del impulso; a su vez el glúteo mayor sirve como ayuda al equilibrio y como guía de desplazamiento hacia delante de la extremidad.

3. Rodilla: Los movimientos son la flexión en la primera mitad y extensión en la segunda parte. Para ello los músculos que trabajan al igual que en la flexión de la cadera hay una pequeña oscilación debida a los extensores del cuádriceps que se contraen ligeramente al final de esta fase, así como el sartorio y los isquiotibiales que aumentan su actividad en la marcha rápida.

4. Tobillo y pie: Hay dorsiflexión (evita la flexión plantar) y trabajan el tibial anterior, extensor largo de los dedos y del pulgar que se contraen al comienzo de la fase de oscilación y que disminuye durante la parte media de esta fase. Al final de la misma este grupo de músculos se contraen otra vez potentemente como preparación del contacto del talón; los flexores plantares están completamente relajados durante toda la fase.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Afecciones y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s